Seleccionar aqui tu idioma

sábado, 28 de febrero de 2015

La suave forma de logra el orgasmo con risas :Tickling  

El tickling es una nueva técnica erótica que se ha puesto de moda en los últimos tiempos es una novedosa forma de gozar.Imaginate un orgasmo que, además de explosivo te provoque risas, es una tendencia sexual que logra un climax más devertido, técnica para disfrutar de la previa a través de cosquillas eróticas potencializando el placer puede ser una buena opción para incrementar los juegos sexuales. El cosquilleo produce risa, lo que hace que se liberen endorfinas (hormona de la felicidad), estas estimulan la parte del cerebro relacionada al deseo y al goce, lo que reactiva de inmediato el deseo en las mujeres, excitándolas y ayudándolas, incluso, a tener orgasmos por medio de esta técnica.
Es un desfrute para ambos lo que ayuda a excitarnos mucho y salir de la rutina. El bueno es que no hay una zona específica en la cual tengas que concentrarte, todo el cuerpo puede ser estimulado a través de las cosquillas del amor. Está claro que todos tenemos un punto débil, se ya sabes el tuyo que tu parejas se concentre hay en lo punto que te enloquece pero se todavía no, hay que descubrí con tranquilidad, cariño y perseverancia. Las zonas ha ser explorada pueden ser las clásicas zonas del cuello, detrás de las orejas, las ingles y los pezones, que por su sensibilidad recibirían de mejor forma la estimulación de este tipo de caricias.
Plumas y plumeros,manos y dedos   

¿Cómo practicar el tickling? Lo primero ya sabemos que es por todo el cuerpo probando las sensaciones que este proporciona, la practicar es desarrollada con la yemas de tus dedos bien despacito, con la suavidad de las manos o, si te animás, podes usar una pluma o plumeros eróticos. Pensé que los resultados no serán iguales conforme la práctica que eliges. Es maravilloso gozar de sensaciones que nos proporcionará, felicidad, risas y además placer.
Y tú, ¿Te atreverías llevar esta tan placentera técnica a tu cama?




miércoles, 25 de febrero de 2015

El secreto de las lágrimas


Los especialistas explica que cuando somos bebés, el llanto es nuestro segundo “cordón umbilical”, eso porque las lágrimas nos acompañan desde el día en que nacemos, usamos para pedir que se satisfagan las necesidades físicas y emocionales que tenemos. Pero si con el tiempo desarrollamos otras formas de comunicación, ¿por qué seguimos llorando? Existe una variedad de razones del porque lloramos, por frustración, dolor físico o emocional y por la tristeza, hay momentos que se nos saltan las lágrimas cuando sentimos alegría, alivio o alcanzamos una meta. Además, el llanto es contagioso. Porque se te ves alguien llorar, por la causa que sea entras las ganas de llorar también. Llorar es una forma muy clara de comunicación no verbal, un ejemplo de eso es que no podemos ignorar las lágrimas de tristeza, pues nos dicen que alguien está sufriendo. Por eso, nuestra reacción natural es tratar de ayudar.¿verdad?Algunos estudiosos creen que reprimir las lágrimas una y otra vez no es saludable. Según las encuestas, el 85% de las mujeres y el 73% de los hombres aseguran sentirse mejor después de llorar.
Es muy interesante que los recién nacidos no derraman lágrimas al llorar, pues sus ojos están bastante hidratados y protegidos. Estas aparecen varias semanas después, cuando los conductos lagrimales terminan de desarrollarse.
Existen 3 tipos de lágrimas:
Lágrimas reflejas: Inundan los ojos siempre que una partícula o sustancia irritante entra en ellos. También se producen en muy diversas situaciones, como cuando bostezamos o nos reímos.
Lágrimas emocionales: Solo las producen los seres humanos y son el resultado de las emociones intensas. Su concentración proteínica es un 24% mayor que la de las lágrimas reflejas.
Lágrimas basales: Son producidas constantemente por las glándulas lagrimales para proteger y lubricar los ojos. Además, mejoran la visión. Cada vez que pestañeamos, recubren la superficie del ojo.





















































sábado, 21 de febrero de 2015

¿Body chain e belly chain jewelry que son?

Son cadenas de metal finas que fueran diseñadas para adornar el cuerpo por eso motivo son llamadas de cadenas del cuerpo, están diseñados para fines estéticos, el boby chain como su propio nombre ya describí es para el cuerpo y el belly chain para la cinturas algunas cadenas de vientre se adhieren a un piercing en el ombligo.
El uso de cadenas en la cintura se remonta a 4.000 años o más originario de la India, como es el caso de la mayoría de la joyería, que ahora están llegando a ser popular en todo el mundo debido a la globalización y la difusión de la cultura india a través de la diáspora y la exposición a medios de comunicación indios. Históricamente, las cadenas en la cintura se han utilizado en los países del Este, específicamente la India, por parte de hombres y mujeres, como adornos y como parte de las ceremonias religiosas, como accesorios y para mostrar la riqueza.


En todo el mundo, un número creciente de mujeres, incluidas las celebridades están usando estos tipos de  adornos. Además se ver muy bonito encima de la ropa, principalmente se está vestida con una prende de color neutro como el negro, el blanco y el gris.
También las cadenitas, hacen muy buena pareja con el verano.
¡SÍ! ¿Joyas en la playa? Sí chicas este tipo de cadena es muy cool y se ver precioso, un complemento para cualquier tipo de bikinis.
El truco está en que sea sutil, delgada, que solo se aprecie cuando los rayos de sol reflecten en ella, y que no deje marcas.



jueves, 19 de febrero de 2015


Puerperio
Es la etapa en que el cuerpo de la mujer vuelve a su situación normal luego del embarazo. Todo el organismo vuelve a su regularidad, pero también pueden presentarse algunas molestias, como constipación y hemorroides.
El puerperio o cuarentena es el período que inmediatamente sigue al parto, y que se extiende el tiempo necesario (usualmente seis u ocho semanas) para que el cuerpo materno — incluyendo las hormonas y el aparato reproductor femenino — vuelva a las condiciones pre-gestacionales, aminorando las características adquiridas durante el embarazo.
En esta etapa también se incluye el período de las primeras dos horas después del parto, que recibe el nombre de postparto.
Clasificación del puerperio: 
   
Puerperio inmediato: Primeras 24 horas.
Puerperio mediato: Desde el segundo día hasta el séptimo día.
Puerperio tardío: De los siete días hasta los 40 días.
Si los fenómenos se suceden naturalmente y sin alteraciones, el puerperio será normal o fisiológico, en caso contrario será irregular o patológico. Se trata de un periodo de tiempo muy importante, ya que es el momento de aparición de los factores que lideran las causas de mortalidad materna, como las hemorragias posparto, entre otras. Por ello, se acostumbra durante el puerperio tener controlados los parámetros vitales y la pérdida de sangre maternos.
El enfoque principal del cuidado durante el puerperio es asegurar que la madre sea saludable y esté en condiciones de cuidar de su recién nacido, equipada con la información que requiera para la lactancia materna, su salud reproductiva, planificación familiar y los ajustes relacionados a su vida.
Durante este período de transición biológica, el recién nacido pasa a su vez por un estado de adaptación extrauterina, una de las transiciones fisiológicas de mayor repercusión hasta la muerte.
La madre debe ser examinada en busca de lesiones del canal blando del parto y suturada de ser necesario. Es un período en el que es común la constipación y las hemorroides, por lo que se debe prestar atención a los síntomas que sugieran estas condiciones. Asimismo, la vejiga debe ser vigilada para prevenir una infección o detectar retención, y así cualquier otra patología que pueda ocurrir durante el puerperio, como el  síndrome de Sheehan.

Durante el embarazo se crea una acumulación de agua en los tejidos, que es eliminada durante las primeras semanas de puerperio. Aumenta la eliminación de orina y sudor, a través de estos procesos se pierden cerca de dos litros y medio de agua.
La pérdida de agua, unida a la expulsión del contenido del útero, a la pérdida de sangre, a la involución del aparato reproductor y a la lactancia, determinan una disminución de peso en la mujer de cerca del 12,5 por ciento.
La frecuencia cardíaca, que había aumentado a causa del cansancio después del parto, vuelve a su estado normal; a veces el pulso incluso se ralentiza, esto recibe el nombre de bradicardia puerperal y tiene que considerarse como una respuesta fisiológica del organismo. Las venas, que se habían debilitado y podían romperse con facilidad, recuperan su estado normal. Todavía serán dolorosos e hinchados los nódulos hemorroidales, que volverán a la normalidad durante la primera semana de puerperio.
La cantidad de hormonas estrógenas vuelve a la normalidad. La progesterona vuelve a los niveles normales después de cinco o seis días, y la gonadotropina coriónica desaparece de la sangre y de la orina después de seis días.

Las glándulas endocrinas vuelven a funcionar dentro de sus valores normales, después de la hiperactividad debida al embarazo. Enseguida después del parto, la hipófisis secreta en notable cantidad prolactina, que estimula la producción de leche.
El volumen del abdomen disminuye y eso facilita los movimientos del diafragma, permitiendo la respiración más amplia y más profunda. El estómago y el intestino pueden padecer una ligera dilatación, con una leve disminución de velocidad de la función digestiva.
El apetito al principio es escaso, mientras que aumenta la sensación de sed. Después, el apetito vuelve a su estado normal, más lento es el retorno de la actividad intestinal a sus niveles normales.
En los primeros días de puerperio, los riñones son sometidos a un notable esfuerzo. La vejiga, que había estado comprimida mucho tiempo y ha padecido una disminución en el tono de su musculatura, aumentará su capacidad, aunque su vaciado será difícil. El estancamiento de orina en la vejiga facilita la instalación de gérmenes, que provocan inflamación en la vejiga (3 por ciento de los casos).
La piel del abdomen queda flácida y propensa a la aparición de pliegues. La hiperpigmentación desaparece rápidamente (línea alba, rostro, genitales exteriores, cicatrices abdominales).
A causa de la sudoración abundante, es posible que se den fenómenos de irritación cutánea.
Después del parto puede aparecer un período de escalofríos, que puede ser intenso y durar algunos minutos, o bien fugaz y aparecer enseguida. La temperatura de la mujer durante el primer día puede elevarse (la axilar alcanza los 38°C). Si la temperatura supera los 38°C o dura más de 24 horas, hay que empezar a considerar eventuales complicaciones patológicas.
Durante el puerperio, las defensas inmunitarias disminuyen. Las mujeres que padezcan alguna enfermedad infecciosa sufren un empeoramiento después del parto.
El orificio del cuello del útero en las mujeres que han dado a luz sufre una modificación definitiva: de ser redondo se transforma en una hendidura dispuesta transversalmente. El fenómeno se debe a las pequeñas laceraciones producidas por el paso del feto. La distensión del ostio vaginal determina la desaparición de toda huella del himen. Sólo quedan pequeños restos carnosos, las llamadas carúnculas mirtiformes.
Los genitales vuelven a un nivel primitivo, el que tenían antes del principio del embarazo.
El útero, que durante la gestación aumentó de tamaño entre 30 y 40 veces, vuelve a sus condiciones normales, por un proceso llamado involución uterina. Al principio del puerperio tiene unos 20 cm de largo, 12 cm de ancho y un espesor de 8-9 cm. El espesor de la pared del cuerpo es de 4-5 cm. Después de pocas horas del parto, el fondo del útero sube al nivel del ombligo, para volver a bajar a su posición normal después de algunos días.
La involución del cuerpo del útero afecta a todos los niveles:
El peritoneo se dispone en pliegues que, sucesivamente, desaparecen;
La musculatura se reduce considerablemente, gran parte de las fibras musculares formadas a causa del embarazo desaparecen y las restantes vuelven a sus dimensiones normales;
También el tejido conectivo vuelve a la normalidad.
Los productos de la destrucción de las fibras musculares se eliminan con la orina, que aumenta su contenido en nitrógeno. La separación de la placenta y las membranas ovulares crean en la cavidad uterina una gran llaga. La cavidad también contiene coágulos de sangre y fragmentos de decidua, que serán eliminados en dos o tres días. 

Los productos eliminados durante el puerperio se llaman loquios. En los primeros tres días, los loquios están constituidos por sangre y vernix caseosa (loquios sanguíneos o rojos). En el cuarto y en el quinto día la cavidad del útero es invadida por gérmenes, que determinan un aflujo de leucocitos. En este período los loquios están constituidos por glóbulos blancos y gérmenes (loquios suero-sanguíneos). A finales de la primera semana, la cavidad uterina aparece limpiada por el material necrótico, se inicia así la regeneración del endometrio y los loquios adquieren un aspecto opalescente (loquios serosos). La regeneración se extiende gradualmente. Los loquios disminuyen de intensidad, adquiriendo una textura más densa y un color blanquecino-amarillento (loquios blancos) y desaparecen a la tercera semana de puerperio.
Al término del parto, el cuello uterino no se distingue del cuerpo uterino. Después de un día, el cuello se ha reconstituido, pero el canal se ha dilatado, lo que permite el paso de gérmenes. Sólo después de un mes del parto el canal cervical vuelve a sus dimensiones originales.
El cuerpo lúteo gravídico en los ovarios desaparece. El sistema hormonal vuelve gradualmente a las condiciones que permiten una nueva ovulación.
El período de reanudación de la ovulación y, consecuentemente, de la menstruación, varía notablemente:
En la mujer que no amamanta, después de unos 40 días (75 por ciento de los casos)
En la mujer que amamanta, experimenta un retraso (amenorrea de la lactancia) variable (25 por ciento de los casos), que puede durar toda la lactancia; raras veces también puede durar más allá del destete, a causa de un hiperinvolución del útero.
La vagina retoma las condiciones normales en unos diez días. Los pliegues de la mucosa disminuyen y las paredes vaginales son más lisas.
Pueden considerarse fenómenos patológicos del puerperio infecciones que se pueden manifestar localmente o en las mamas. Otro carácter patológico posible son las hemorragias, que pueden poner en riesgo la vida de la paciente. Para no tener una excesiva pérdida de ésta, en esta fase es fundamental que el útero esté bien contraído; de este modo los vasos presentes en la zona de inserción placentaria se "comprimen" y se evita, de ésta manera, el derrame de sangre. Después de las primeras dos horas del parto vuelven los mecanismos normales de coagulación que determinan la formación de fibrina en la zona de inserción placentaria, y por este motivo las hemorragias son más raras.
Ciertas patologías afectan al útero, que van ligadas a una atonía muscular o a la inversión completa y topográfica del útero, y pueden ir acompañadas de derrames totales o parciales de líquido; también son posibles las laceraciones del órgano.
Otros problemas ligados al puerperio son la flebitis, la septicemia, la infección vulvo-vaginal, entre otras.
@facemama

martes, 17 de febrero de 2015

EL corsé una de las prendas  femenina  más sexy  

Los primeros corsés, se encuentran en las civilizaciones antiguas, como Mikonos o Crec,pero en el siglo XVI se populariza su uso en la corte de los Medicci. Su propósito inicial era conseguir una figura cónica rígida y estilizada, esto se dedicaba al sector más selecto de la sociedad, la aristocracia y la nobleza. Estos primeros "corsés" se hacían en su totalidad en metal, eran totalmente rígidos y por tanto limitaban la movilidad.
A partir de estas primeras prendas interiores, se comienzan a crear prendas cada vez más complejas y armadas mediante patrones muy trabajados para lograr una perfecta silueta, que junto con las demás pendas interiores de moldeado:panniers,miriñaque...albergue el vestido exterior. Esto se consigue mediante la superposición de varias capas de tejido, la última capa que era la que quedaba visible era un tejido lujoso ricamente ornamentado.
En el siglo XVII, en las cortes europeas, en un contexto de lujo absolutista y de ostentación la silueta cónica anterior se convierte en una exageración de la cintura y el busto, además de las caderas, que se exageran con una crinolina metálica llamada pannier, sobre la que se ponía una prenda de algodón que difuminaba su dureza. Estos cuerpos o corsés, se hacen rígidos colocando una serie de ballenas o varillas, de metal o madera de bambú, aunque también de hueso. Es ahora cuando se comienza a popularizar su uso, para ceñirse al ideal estético de la figura de la época. Alrededor de los 7 u 8 años de edad, las niñas (generalmente provenientes de familias adineradas) se iniciaban en el uso de esta prenda, qué seguían usando hasta el final de su vida ininterrumpídamente.Eran especialmente incómodos y rígidos, y a medida que avanza el siglo XVII y el XVIII y va cambiando la silueta del vestido femenino, su forma se va adaptando. Construyéndose patrones cada vez más intrincados y sofisticados, ya que su propósito era modificar la anatomía a merced de la moda de la época.Además,se jugaba con la ornamentación y los tejidos, dependiendo el estatus social, aderezados con cintas y encajes.

En la Revolución Francesa, el corsé cae en desuso al considerarse una opresión para la mujer, al igual que las medias, zapatos y calcetas. Además era odiado por Napoleón Bonaparte, considerándolo como "El asesino de la raza humana”, debido a los abortos naturales y la descendencia de la natalidad; a pesar de que sus dos esposas lo usaban. No es hasta la primera década del siglo XIX cuando se vuelve a usar de forma común.
Ya en el siglo XIX, con la revolución industrial, se vuelve más accesible. Llega a ser una prenda de culto popular, llegándose a considerar como una disciplina en torno a mediados de siglo, cuando alcanza su máximo apogeo, se adorna ricamente, con bordados, pedrería, encajes y unas formas muy trabajadas. La figura femenina consistía en una idealización elevada al extremo de las formas, aportando una apariencia frágil y elegante ( es así hasta 1910),de reloj de arena, con una cintura estrechísima afinada por el uso continuado del corsé que contrastaba con una falda muy voluminosa que va evolucionando durante el siglo siguiendo las tendencias impuestas.
En la transición del XIX al XX, una nueva tendencia proveniente de París comienza a calar en la moda, la Belle Epoque.En el ambiente imperaba un positivismo y una predisposición a la ciencia y al progreso general. Se popularizan los cabarés, donde el corsé y la feminidad se ensalzan y se vuelven extremadamente teatrales. Ya en el siglo XX con el estallido de la primera guerra mundial, la mentalidad y la sociedad cambia, y con ellas la posición de la mujer. La silueta se libera y prima una silueta recta, sin destacar las formas femeninas. La falda se acorta y la indumentaria se simplifica.
A mediados de siglo,en torno a 1940,Christian Dior populariza una nueva silueta,la New Look,en la que la cintura se afina y la falda vuelve a abrirse con un vuelo muy amplio.
A partir de este momento, el uso del corsé pierde popularidad, aunque se reserva mayoritariamente a la alta costura o para círculos minoritarios que se atreven con esta prenda.
 Moda y estética
El uso más común y conocido es el reducir la silueta y hacerla más atractiva. En las mujeres su uso es más frecuente para resaltar las curvas, reduciendo la cintura y marcando el busto y la cadera. El corsé,al ser una prenda interior, sirve para dibujar la figura que se desea conseguir.
Tipos de corsé   
 
Los corsés se dividen en dos grupos principales los que comienzan por encima del pecho, y los que empiezan por debajo, y entre esos dos grupos existen otros modelos.
Algunos terminan en la cadera, en algunos escasos casos, terminan en las rodillas. Un tipo de corsé más pequeño es la faja, que solamente cubre la cadera, desde el final de las costillas hasta el comienzo de la pierna. Pueden llevar ligueros para sujetar las medias o una cinturilla para tal fin.
Los 4 tipos de corsé más comunes son:
- El underbust, el  midbust , el overbust y el  waist cincher.
-El corsé de modelo  underbust es el que no cubre el busto,se lleva por cima de la blusa o hasta mismo como
Lincearía. Es un modelo muy práctico porque te dará libertad de hacer uso de modelos de blusas bien diferentes.
-El modelo overbust es el corsé que cubre el busto, es bastante elegante y clamoroso, se usa como pieza principal del look es ideal para fiestas.
-El modelo midbust es muy parecido con el anterior pero con una pequeña diferencia que solo cubre mitad del busto.
-El modelo waist cinchert es muy reducido esta principalmente enfocado a la cintura. Y es muy usado para hacer tight lacing.
¿Qué es el tight lacing? 

 
Tightlacing (también llamado entrenamiento de corset) es la práctica de atadar el corsé. Se realiza para lograr modificaciones cosméticas a la figura y la postura o de experimentar la sensación de restricción física.
El objetivo más frecuente de tightlacing es obtener una cintura delgada. Dependiendo de la silueta deseada, la forma de la caja torácica puede alterarse también. Usar un corsé también puede cambiar la línea del busto, al elevar los pechos hacia arriba y darles forma, aplanar el estómago, además mejorar la postura. La forma de la cintura y los pechos se puede complementar con la forma y el diseño del corsé.